Frailes en país Maya

 

Numerosas aventuras

Dominicos y Franciscanos en país maya - siglo XVI

Un viaje de Las Casas a Tabasco y Chiapas

Pedro de Barrientos en Chiapa de Corzo

Las Casas en contra de los conquistadores

Fuensalida y Orbita, exploradores

La agrupación de los indios

 

Intensos estudios

Un monje etnólogo, Diego de Landa

El conocimiento de los idiomas mayas

Dos profesores, Juan de Herrera, Juan de Coronel

Dos monjes historiadores, Cogolludo y Remesal

 

Innumerables construcciones

Un Franciscano arquitecto, Fray Juan de Mérida

El convento de Valladolid en Yucatán

El convento de Izamal y sus milagros

En Yucatán, cada pueblo tiene su iglesia

Un Dominico enfermero, Matías de Paz

 

Grandes esfuerzos de evangelización

La pacificación de la Verapaz

La fondación del monasterio de San Cristóbal

La provincia dominicana de San Vicente

Una evangelización autoritaria

Los Franciscanos y la religión de los Mayas

Un fracaso de los franciscanos en Sacalum, Yucatán

Domingo de Vico, mártir dominicano

 

El fin de la aventura

La vuelta a los monasterios

 

Complementos

Las Casas y la libertad de los indios

La Historia Eclesiástica Indiana de Mendieta

La ruta de la evangelización dominica en Guatemala

El convento de Ticul, visto por John Lloyd Stephens

Los Franciscanos en el valle del Colca, en el Perú

La ruta de los conventos de Yucatán en el siglo XVI

La misión dominicana de Copanaguastla, Chiapas

 

A su disposición, a petición:

- informaciones sobre los paises mayas,

- textos sobre la conquista y la colonización de los paises mayas

 

correo:

 

 

 

 

 

 

EL CONVENTO DE IZAMAL

Y SUS MILAGROS

 

 

 

 

El convento de Izamal

El convento franciscano de San Antonio de Padua es el gran sitio de peregrinación de Yucatán. Un culto muy popular se le rinde a la imagen de la Virgen de Izamal, obra de fray Juan de Aguirre, esculptor franciscano, traída de Guatemala en el año1558 por Diego de Landa y colocada en un edificio (Camarín) detrás de la iglesia. Esta Virgen era (y sigue siendo) muy venerada y hacía numerosos milagros. Un incendio quemó la antigua estatua en 1829 y la reemplazaron por la estatua actual, que data también del siglo XVI, después de la reconstrucción del Camarín.

El convento fue construido sobre una alta plataforme maya llamada Papolchach “casa de los jefes”, a partir de 1553, merced al impulso de Diego de Landa. Los edificios se acabaron en 1561. El soportal que rodea al atrio, las rampas y el arco triunfal rematando la entrada, los añadieron en el siglo XVII.

La iglesia, dedicada a la Virgen, consta de una sola nave abovedada. Guarda pinturas murales del siglo XVI. El retablo barroco fué rehecho después del incendio de 1829. Añadiron la vidriera de la fachada y el campanario, provisto de su reloj, en el siglo XIX.

El convento de San Antonio de Padua era un importante centro intelectual durante el siglo XVI : abrigaba una escuela para los indios, un seminario y un centro de aprendizaje de la lengua maya dedicado a los monjes llegados de España.

Hoy, es un magnífico centro turistico. Hay que permanecer en la ciudad para disfrutar de su belleza, del convento y de las casas pintadas de amarillo, de las plazas y de las enormes plataformas mayas que señorean el paisaje llano de Yucatán.

 

Plano del convento de Izamal

Se distinguen las tres rampas llevando al atrio, de forma irregular, el soportal procesionnal que lo rodea, el claustro y el Camarín de la Virgen, edificio rectangular adosado a la iglesia, accesible por un corredor y una escalera costeando el coro de la iglesia. (INAH, Instituto Nacional de Antropología e Historia)

 

Los milagros

Diego López de Cogolludo cuenta en su Historia de Yucatán los sucesos teñidos de leyenda que precedieron la construcción del convento:

 

Diego de Landa está encargado de construir el convento de Izamal

"Aunque era difinidor el padre Fr. Diego de Landa, fué electo en este capítulo guardian del convento de Ytzamal, á quien se encargó cuidase de fabricarle, porque hasta entónces eran unas casitas de paja, en las que habitaban los religiosos. Como este bendito padre habia sido morador de aquel convento, en llegando escogió sitio para la fundacion. Porque el demonio fuese desterrado con la divina presencia de Cristo sacramentado, asignó, que se edificase el convento y iglesia en el mismo lugar, que los sacerdotes de ídolos vivian, y que él que lo habia sido de abominacion y idolatria, lo fuese de santificacion, donde los ministros del verdadero Dios ofreciesen los divinos sacrificios y adoracion á su divina magestad debida. Este era uno de los cerros, que allí parecen estar hechos á mano, llamado de los naturales Ppappholchac (Paa Hol Chac), que dice el padre Lizana, significar morada de los sacerdotes de los Dioses, y es metáforico modo de hablar, porque aquel nombre significa casa de las Cabezas y rayos, y los sacerdotes eran tenidos por señores, cabezas y superiores á todos, y eran los que castigaban y premiaban, obedecidos con grande estremo. En otro, que estaba el ídolo llamado Kinich Kakmo (Kinich Kak Moo), fundó un pueblo, llamándole San Ildefonso, y en el otro cerro llamado Humpictok (Hun Pic Tok) (por un capitan) donde cae el pueblo de Ytzamal, le dió por patron á San Antonio de Padua, y arrasó el templo, que allí habia, y donde estaba el ídolo Kabul (Kauil), fundó un pueblo, llamado Santa Maria, con que procuró borrar las memorias de tanta idolatria. Habiendo ya dispuesto lo necesario para la fábrica, comenzó á edificar la iglesia y convento en que trabajó mucho, pues para animar á los indios, á que obrasen con gusto, salia el bendito padre muchas veces con ellos á los montes con una acha en sus manos, y cortaba maderas de las necesarias para el edificio, con cuyo ejemplar los indios trabajaban con gusto y se animaban viendo á su padre espiritual trabajar juntamente con ellos." (Diego López de Cogolludo, Historia de Yucatán, libro 5, capítulo 15)

 

Procesión en Izamal, 9 de diciembre de 2011: dos frailes franciscanos llevan una replica de la estatua de la Virgen de Izamal

 

Trae una estatua de la virgen desde Guatemala

"Por todos los caminos posibles solicitaba el venerable padre Fr. Diego de Landa atraer los indios a nuestra santa fé católica, y apartarlos del culto idolátrico, en que habian vivido como se ha visto, y tambien se dijo lo mucho que en el pueblo de Ytzmal era venerado el demonio, y lo que con sus naturales trabajó este gran varon en el principio de su conversion: los tres pueblos, que en su asiento fundó y como al uno puso título de Santa Maria. Para que más se aficionasen a la devocion de tan gran señora, trató con ellos, que se trajese una imágen suya, que venerasen. Correspondió a su buen afecto la voluntad de los indios, y asi juntaron lo que pareció era suficiente, para que se comprase. Ofrecióse haber de ir el padre Landa a Guatemala (como se ha dicho) y porque en aquella ciudad habia artifice escultor, que las hacia, le encargaron que la trajese de allá, y tambien los religiosos pidieron otra para el convento de Mérida. Compráronse las dos imágenes, y puestas ambas en un cajon, de suerte que no se maltratasen, le traían indios cargado en hombros. Sucedió en el camino, que lloviendo muchos aguaceros, nunca llovia sobre el cajon de las imágenes, ni indios que las traían, ni aun algunos pasos en circuito donde estaban. Llegadas a la ciudad de Mérida, los religiosos escogieron para aquel convento la que en él quedó por mas hermosa de rostro, y parecer mas devota."

 

La estatua de la Virgen se niega a dejar Izamal

"La otra, aunque se habia traido para los indios, y se llevaba al pueblo de Ytzmal, pretendian los vecinos de la villa de Valladolid, que se llevase al convento que allí teniamos pareciéndoles, que no era justo quedase en un pueblo de indios. Los de Ytzmal, donde ya estaba resistieron lo posible, pero no tanto, que no se comenzase a poner en ejecucion lo que los españoles deseaban. No faltó la Magestad divina al buen deseo, con que los indios estaban de tener la imágen de su Santísima Madre; y asi aunque más diligencias se hicieron, no bastaron fuerzas humanas para moverla del pueblo, y asi la volvieron al convento de él con grande alegria de los indios, y admiracion de los religiosos. Creció la devocion de los fieles con esta santa imágen a vista destas maravillas, y pasó destos reinos á los de España, y en todas partes, asi de la tierra, como del mar, ha obrado nuestro Señor por medio de su invocacion, y encomendándose a ella los fieles, innumerables milagros, de que se pudiera escribir un gran volúmen, si se hubiera tenido el cuidado que era justo. Los más se han olvidado con el tiempo, y aun los que se apuntaron, no se escribió aquel en que sucedieron, ni muchas circunstancias que los calificaran, y asi los habré de escribir sin estas particularidades, pues no se pueden ya averiguar Asi los escribió el padre Lizana en su devocionario, y muchos de ellos están pintados en el templo de esta santa imágen."

 

Lleva a cabo su primer milagro

"Cuando la traian pusieron en el cajon muchos papeles, para que no se rozase con el movimiento del camino. Con la devocion que se comenzó a tener con ella. Una señora vecina de la ciudad de Mérida, hubo unos papeles de aquellos, y guardábalos con veneracion. Un indio criado de aquella señora cayó de una azotea alta de su casa, donde traian obra. La caida fué tal, que le tuvieron por muerto, aunque con algunas medicinas volvió en sus sentidos, pero le quedaron quebrados un brazo y una pierna. Fueron a buscar quien le curase, y en el interin la buena señora sacó los papeles y envolvió el brazo y pierna lisiados en ellos. Cuando vino el cirujano, buscando el daño que habia de reparar, dijo, que para que le habian llamado, que el indio estaba sano y bueno, y asi fué hallado, atribuyendo la sanidad a milagro de la virgen Santísima de Ytzmal, dando Dios virtud sobrenatural a aquellos papeles, que habian tocado a la imágen de su santísima madre." (Diego López de Cogolludo, Historia de Yucatán, libro 5, capítulo 2)

 

Izamal, visto por Antonio de Ciudad Real (1588):

"Jueves cinco de agosto (de 1588) … el padre comisario (Fray Alonso Ponce) … llegó a decir misa al pueblo y convento de Itzmal, donde había infinidad de gente y le recibieron con mucha música de flautas y chanzonetas a canto de órgano. Acudieron después los de aquel pueblo y de los demás de la guardianía, con ofrendas de gallinas, iguanas, icoteas, huevos, miel, aguacates y otras frutas, y no se quisieron ir ellos ni la demás gente, hasta que el padre comisario les dijo misa y les dio su bendición, no obstante que habían visto y oído otras y otras.

"Es aquel pueblo de mediana vecindad de indios mayas, excepto un barrio llamado Santa María, que es de los mexicanos que vinieron con los españoles cuando la conquista, los cuales, con los demás mexicanos que están en Valladolid, Mérida y Campeche, aunque saben la lengua mexicana y se la enseñan a sus hijos, saben también la de Maya, y en ella se confiesan y se les predica, y aun en ésta están más diestros que en la otra.

"Hay en aquel pueblo algunos kúes o mules, y entre éstos uno muy alto, al cual se sube por una escalera de piedra de cien escalones, los primeros cincuenta son muy grandes y disformes, y al cabo de ellos se hace una plaza capaz de mucha gente; luego se suben los otros cincuenta, los cuales son pequeños, y en lo alto está una plazuela pequeña, a la cual dicen que sólo el sacerdote subía antiguamente a ofrecer sacrificio a los ídolos. Allí hicieron nuestros frailes una ermita de paja, en la cual decían misa el día de la transfiguración, porque le habían puesto por nombre el monte Thabor, y vino un viento tan recio que ablentó de allí la ermita y quedaron allí tres cruces sin casa ninguna. Todo aquel mul se hizo a manos, y ya está casi cubierto de árboles y echo monte.

"El convento de Itzmal, cuya vocación es de San Antonio, está acabado, con su claustro alto y bajo, dormitorios y iglesia, hecho todo de cal y canto y de bóveda; está edificado sobre un mul, y súbese a él por muchos escalones. Para edificarle se abajó el mul un poco, habiendo primero derribado un edificio antiguo, muy soberbio, labrado de cal y canto, con piedras de extraña grandeza, así de largo como de ancho, puestas en lo alto y muy bien labradas, en el cual (antes que el convento se hiciese) moraron mucho tiempo los frailes, porque había aposentos para celdas y oficinas y iglesia, todo muy capaz; y afirmaba un fraile viejo fidedigno que cuando derribaron aquel edificio fueron tantos los murciélagos que dél salieron, que destruyeron una estancia de ganado mayor, adonde fueron a parar. En lo bajo del convento está la huerta y en ella hay muchos aguacates, guayabos, ciruelos, naranjos, zapotes, granados, plátanos, parras y cocos, y tres o cuatro árboles de los que llevan el inciencio de aquella tierra, llamado en aquella lengua pom, y en la mexicana copali, resina muy medicinal y de que usaban los indios en los sacrificios de los ídolos, como los cristianos del inciencio en el altar y sacrificio que a Dios vivo y verdadero ofrecen; dase también allí muy buena hortaliza y todo se riega con agua que con una noria se saca; en el pueblo tienen los indios muchos pozos, porque por allí está somera el agua. En la iglesia del convento hay una imagen de bulto, de nuestra Señora, a quien los españoles, y aun los indios, tienen mucha devoción, y así acuden muchos a tener novenas ante aquella imagen cuando están enfermos; demás de la iglesia hay una buena ramada y capilla para los indios dentro de un muy vistoso patio, que tiene otras cuatro capillas, en cada esquina la suya; moraban en aquel convento cuatro religiosos, visitólos el padre comisario, y detúvose con ellos hasta todo el sábado siguiente; los indios de las visitas de aquel convento todos son mayas." (Antonio de Ciudad Real, Tratado curioso y docto de las grandezas de la Nueva España, Vol II, Cap CXLV)

 

Izamal, 13 de mayo 2012, protesta en contra de los Organismos Geneticamente Modificados (MA significa NO en el Idioma Maya yucateco)

 

Los edificios mayas de Izamal, vistos por Fray Bernardo de Lizana (1633):

"Y como la Isla Española se pobló de Cartagineses, y de éstos se pobló Cuba, y esta tierra, por la parte del Oriente, y como gente de tanta razón y valor, pudieron saber edificar tan suntuosos edificios, y sujetar a otras gentes, sino que como les faltó la comunicación de Cartago, los tiempos los convirtió en gente bárbara y tosca (...)

Hay en este pueblo de Izamal cinco Cuyos, o cerros muy altos, todos levantados de piedra seca, con sus fuerzas y reparos, que ayudan a levantar la piedra en alto, y no se ven edificios enteros hoy, mas las señales y vestigios están patentes en uno de ellos de la parte de mediodía. (...)

Allí ofrecían grandes limosnas, y llevaban presentes, y hacían romerías de todas partes; para lo cual habían hecho cuatro caminos, o calzadas, a los cuatro vientos, que llegaban a todos los fines de esta tierra, y pasaban a la de Tabasco, y Guatemala, y Chiapa, que aún hoy se ve en muchas partes pedazos, y vestigios de ella. (...)

Había así mismo otro Cuyo, llamado (aún hoy en día por los naturales) Ppa Ppol chac, que es en que hoy está fundado el convento de mi Padre San Francisco, y significa en Castilla, en nombre, Casa de las Cabezas, y Rayos, y es que allí moran los sacerdotes de los dioses, y eran tan venerados, que ellos eran los señores, y los que castigaban y premiaban, y a quien obedecían con gran extremo." (Bernardo de Lizana, Historia de Yucatán, Devocionario de Nuestra Señora de Izamal y Conquista Espiritual, capítulo 4, Valladolid, 1633)

 

Según Bernardo de Lizana, los Mayas son Cartagineses. Las más de las veces, se creía que fueran Ebreos. ((Arnold Friberg Gallery, Church of Jesus Christ of Latter-Day Conference Center, Salt Lake City: Cristo resucitado visita a los Mayas)

 

 

 

2007-2014 "Frailes en país Maya"

http://moines.mayas.free.fr/

moines.mayas@free.fr

Página anterior                    Página siguiente

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En Français

In English

 

 

 

 

 

 

La iglesia del convento de Izamal

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El convento de Izamal, visto desde la plataforma maya Kinich Kak Moo. De la izquierda a la derecha, el Camarín, la iglesia, el atrio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La plataforma maya Kinich Kak Moo, describida por Diego de Landa:

"Hay aquí en Izamal un edificio entre los otros, de tanta altura y hermosura que espanta, el cual se verá en la figura y esta es la razón de ella:

Tiene 20 gradas de a más de dos buenos palmos de alto y ancho cada una, y tendrán más de cien pies de largo.(...) Tiene después labrado en torno, como señala la raya redonda, una muy fuerte pared de cantería en la cual, como a estadio y medio de alto, sale una ceja de hermosas piedras, todo a la redonda, y desde ellas se torna después a seguir la obra hasta igualar con la altura de la plaza que se traza después de la primera escalera.

Después de la cual plaza, se hace otra escalera como la primera, aunque no tan larga ni de tantos escalones, siguiendo siempre a la redonda la obra de la pared. Encima de estos escalones se hace otra buena placeta y en ella, algo pegado a la pared, está hecho un cerro bien alto con su escalera (por la parte del) mediodía, donde caen las escaleras grandes, y encima está una hermosa capilla de cantería bien labrada. Yo subí a lo alto de esta capilla y, como Yucatán es tierra llana, se ve desde allí a maravilla tanta tierra como la vista puede alcanzar, y se ve el mar. (...)

Decir los hayan edificado otras naciones sujetando a los indios, no es así, por las señales que hay de haber sido edificados por gente india desnuda, como se ve en uno de los muchos y muy grandes edificios que allí hay, en las paredes de los bastiones, en las cuales aún duran señales de hombres en carnes y honestados de unos largos listones que llaman ex en su lengua, y de otras divisas que los indios de estos tiempos traen; señales hechas de argamasa muy fuerte." (Diego de Landa, Relación de las cosas de Yucatán, capítulo 42) 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El webmaster en el atrio del convento de Izamal, junio de 2006

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Camarín del convento de Izamal, con sus retratos de obispos de Yucatán. El retrato de Diego de Landa está el primero a la izquierda, en la hilera de abajo