Frailes en país Maya

 

Numerosas aventuras

Dominicos y Franciscanos en país maya - siglo XVI

Un viaje de Las Casas a Tabasco y Chiapas

Pedro de Barrientos en Chiapa de Corzo

Las Casas en contra de los conquistadores

Fuensalida y Orbita, exploradores

La agrupación de los indios

 

Intensos estudios

Un monje etnólogo, Diego de Landa

El conocimiento de los idiomas mayas

Dos profesores, Juan de Herrera, Juan de Coronel

Dos monjes historiadores, Cogolludo y Remesal

 

Innumerables construcciones

Un Franciscano arquitecto, Fray Juan de Mérida

El convento de Valladolid en Yucatán

El convento de Izamal y sus milagros

En Yucatán, cada pueblo tiene su iglesia

Un Dominico enfermero, Matías de Paz

 

Grandes esfuerzos de evangelización

La pacificación de la Verapaz

La fundación del monasterio de San Cristóbal

La provincia dominicana de San Vicente

Una evangelización autoritaria

Los Franciscanos y la religión de los Mayas

Un fracaso de los franciscanos en Sacalum, Yucatán

Domingo de Vico, mártir dominicano

 

El fin de la aventura

La vuelta a los monasterios

 

Complementos

Las Casas y la libertad de los indios

La Historia Eclesiástica Indiana de Mendieta

La ruta de la evangelización dominica en Guatemala

El convento de Ticul, visto por John Lloyd Stephens

Los Franciscanos en el valle del Colca, en el Perú

La ruta de los conventos de Yucatán en el siglo XVI

La misión dominicana de Copanaguastla, Chiapas

 

A su disposición, a petición:

- informaciones sobre los paises mayas,

- textos sobre la conquista y la colonización de los paises mayas

 

correo:

 

 

 
 

 

 

¿LA VUELTA

A LOS MONASTERIOS?

 

 

 

 

 

¿Después de la aventura, regreso a la vida monástica?

La aventura de los Franciscanos y de los Dominicos cerca de los Mayas de Chiapas, de Guatemala y de Yucatán se acaba al principio del siglo XVII.

La población maya, clientela privilegiada de los monjes, se derrumba, diezmada por las epidemias y la explotación. Todo lo más selecto del pueblo maya desaparece. En cambio, la población española y mestiza aumenta. Desde entonces, la monarquía española se interesa poco al destino de los indios quienes son marginalizados.

 

El Concilio de Trento, Pasquale Cati, Santa Maria in Trastevere, Roma

 

El Concilio de Trento (1545-1563) decide reformar la iglesia católica con el fin de oponerse a la expansión del protestantismo. El Papa toma de nuevo las riendas de la conversión de los paganos, que había sido concedida a los monarcas españoles. Encarga a los obispos y a los clérigos de dirigir a los fieles, precisa la doctrina y ordena formar lo mejor posible a los sacerdotes merced a una red de seminarios.

Así, en país maya, las parroquias llegaron a ser ocupadas poco a poco por los clérigos; rogaron a los frailes a volver a sus conventos y dedicarse a la oración y al estudio. Sin embargo la sustitución será lenta, por falta de sacerdotes y las Ordenes mendicantes permanecieron durante toda la época colonial.

 

La presencia de las ordenes mendicantes en país maya: Ciudad  de Guatemala, Cerrito de la Vírgen del Carmen, septiembre de 2013, los franciscanos llevan una ofrenda floral a la estatua de Juan Corz, ermitaño que vivía en el cerro en los inicios del siglo diecisiete

 

Felipe II no se dió prisa por aplicar la reforma, la cual creará en América una jerarquía católica sometida a Roma y paralela a la administración colonial. Veinte años después del Concilio, dirige una cédula a los obispos de México, quienes lo aplicaron sin entusiasmo:

 

 

Los monjes aseguraron provisionalmente la evangelización

 

"Tuvo el padre fray Alonso de Noreña el último año de su provinciato con poco gusto, y toda la provincia con harta inquietud, por causa de una cédula real que llegó de un mismo tenor a los obispos della, que en sus propios términos dice:

"EL REY. Reverendo en Christo padre obispo de Guatemala, del nuestro Consejo. Ya sabéis conforme lo ordenado y establecido por la santa Iglesia romana, y a la antigua costumbre recibida e guardada en la cristiandad, a los clérigos pertenece la administración de los santos sacramentos, en la rectoría de las parroquias de las iglesias, ayudándose como de coadjutores en el predicador y confesar de los religiosos de las Ordenes, e que si en estas partes por concesión apostólica se ha encargado a los religiosos de las mendicantes dotrinas e curatos fue por la falta que había de los dichos clérigos sacerdotes, e la comodidad que los dichos religiosos tenían para ocuparse en la conversión, dotrina y enseñamiento de los naturales, con el ejemplo y aprovechamiento que se requiere; y presupuesto que este fue el fin que para ordenarlo se tuvo; y que el efecto ha sido muy conforme a lo que se procuraba y procura, y que con vida apostólica y santa perseverancia han hecho tanto fruto que por su doctrina, mediante la gracia y ayuda de N. Señor, han venido a su conocimiento tanta multitud de almas."

 

 

Ahora tienen que dejar sitio a los sacerdotes

 

"Pero porque conviene reducir este negocio a su principio, y que en cuanto fuere posible se restituya al común, y recebido uso de la Iglesia, lo que toca a las dichas rectorías de parroquias y doctrinas, de manera que no haya falta en la de los indios, os ruego y encargo que de aquí adelante habiendo clérigos idóneos los proveáis en los dichos curatos, dotrinas e beneficios, prefiriéndolos a los frailes, y guardándose en la provisión la orden que se refiere en el título de nuestro patronazgo. Y en el entretanto que no hubiere los que conviene para todas las dotrinas y beneficios, repartiréis los que quedaren igualmente entre las órdenes que hay en esas provincias, de manera que haya de todos, para que cada uno trabaje según su obligación de aventajarse en tan santo y apostólico ejercicio y vos velaréis sobre todos como buen pastor para que los inferiores estén vigilantes e descargando nuestra conciencia, e la vuestra, se haga entre esos naturales el fruto que conviene. De Lisboa, a 29 de enero de 1583. Yo el Rey. Por mandato de Su Majestad, Antonio de Eraso."

"No sé que ningún señor obispo destas provincias de la gobernación de Guatemala hiciese novedad en virtud desta cédula, y quitase pueblo a los religiosos, para darle en administración a los clérigos, sino que representándoseles muchos y muy graves inconvenientes del orden que su Majestad daba, determinaron avisarle dellos y esperar segundo mandato para poner en ejecución este punto." (Fray Antonio de Remesal, Historia de la provincia de San Vicente de Chiapa y Guatemala, Libro 11, capítulo 5)

 

Desde ahora, los obispos luchan contra la influencia de los monjes

 

"Y luego el rey nuestro señor proveyó  en su lugar [en lugar de Francisco Marroquín, primer obispo de Guatemala, fallecido en 1563] a don Bernardino de Villalpando, obispo de la isla de Cuba, o Habana, que no tardó en llegar a Guatemala, con mucha ostentación de autoridad, y con una muy gran casa y familia. Como en el sagrado Concilio (de Trento) se habían revocado muchos privilegios a los órdenes mendicantes, procuró este señor obispo, no sólo quitar el uso de los revocados, pero con ocasión de algunas palabras equívocas, o que él entendía en disfavor de los religiosos, impedir que no se aprovechasen de los que quedaban en pie; y por que a él sólo no se eche esta culpa, otros muchos perlados en la iglesia de Dios hicieron lo mismo. (…)

 

De todas estas vejaciones o agravios (…) que el santísimo padre Pío Quinto dice que los obispos hacían a los frailes mendicantes, poco faltaron, que el obispo de Guatemala no pusiese en ejecución contra los frailes de Santo Domingo y San Francisco que vivían en su obispado, quitando a los de San Francisco los pueblos que tenían a su cargo. (…) Verdaderamente fueron grandes los trabajos que padecieron en estos días, grandes los desconsuelos que tuvieron. Enormes las injusticias con que los trataron y en todo parecían sus contrarios para con ellos más fautores de herejes, que gente que tenía la comunión de la Iglesia de Dios.

 

No fue menor el rigor que el obispo usó con los religiosos de Santo Domingo. Al padre fray Alonso de Villalva quitó la licencia de predicar y confesar, y pienso que a otros algunos; a los indios de las milpas, que cada domingo venían a oír misa a su iglesia o capilla, que tenían en Santo Domingo, los quitó que no fuesen allá, sino a la iglesia mayor.

 

Y fueron tantas las persecuciones con que afligió a los conventuales, que se salieron de la ciudad desamparando el convento, con intento de trasladarse al pueblo de San Martín, más allá de Chimaltenango. Pero detenidos por la ciudad y gente principal della, se volvieron a su casa y aunque todo su cuidado era no dar ocasión al Obispo para descomponerse con ellos, no bastaba su diligencia en esa parte, que del polvo de la tierra las tomaba para desasosegarlos y descomponerlos con el vulgo. Y en lo que más se ocupó por este tiempo, fue en hacer informaciones contra ellos y su vida y costumbres, por parecerle que por aquí tendría una gran puerta por donde los frailes saliesen del ministerio de los indios, y entrasen los clérigos."

 

(Fray Antonio de Remesal, Historia general de las Indias occidentales y particular de la Gobernación de Chiapa y Guatemala, libro X, capítulo XXI)

 

 

El convento de los Dominicos en la Nueva Guatemala (maqueta del proyecto inicial; hoy en día, sólo subsisten la iglesia y el claustro mayor)

 

Los religiosos se mantengan en los curatos y doctrinas de Chiapas y Guatemala

 

"El tenor y recibo de este rescripto real [la cédula del 29 de enero de 1583] fue de grande rumor e inquietud para los religiosos, temiendo, porque ya había copia de clérigos en los obispados del reino, quedar despojados de los curatos y doctrinas; y no trataban por entonces de otra cosa que arbitrar el modo de mantenerse en aquella posesión en que estaban, viendo que la real cédula no solo se limitaba al obispado de Goathemala, sino que se estendía con su tenor, sentido y orden a los obispos de Chiapa, Nicaragua y Honduras; y sólo maquinaban medios de entretener su ejecución, interín que, de las comunidades, se elegían los sujetos más graves y autorizados, y que fuesen más adecuados para partir a España a este negocio de su mayor importancia, como lo pusieron sin dilación en efecto. […]

 

"Comunicados los intentos de los religiosos entre sí mismos, y haciendo largas informaciones con cartas de abono que consiguieron para el rey de los mismos obispos que por entonces en este reino de Goathemala gobernaban en todas las Catedrales, y que también eran religiosos, (porque la sede de Goathemala, como hemos dicho, la regía don fray Gómez Fernández de Córdova, la de Valladolid de Comayagua en Honduras, don fray Gerónimo de Corella, ambos religiosos Gerónimos; Ciudad-Real de Chiapa, don fray Pedro de Feria, del orden de Predicadores, y la de León de Nicaragua don fray Antonio de Zayas, del orden de los menores de San Francisco) que, cooperando a sus intentos, dieron fomento a la materia con todo el calor que fue posible. Habiendo colmado de instrumentos convenientes y favorables la seguridad y la esperanza de conseguir este negocio, pasaron los religiosos, según el método de sus estatutos, a nombrar las personas que habían de ir a la procuración a España, a sólo el fin de conseguir este negocio; y de entre los más graves padres de las provincias de San Francisco y Santo Domingo fueron electos y nombrados de la parte de la provincia de San Vicente de Chiapa y Goathemala de los predicadores fray Juan de Castro ; y de la del Nombre de Jesús de Goathemala de los Menores de San Francisco, Fray Bernardino Pérez […]; y como quiera que las personas eran tan graves y decoradas, y de ejemplarísima vida, puestos con brevedad en la corte, hallaron grata acogida en las audiencias que el rey les dio […]; informado el rey de los que entonces convenía determinarse, mandó su majestad despachar su real cédula en que dice:

 

« […] He acordado de escribiros sobre ello, y así os mando que juntando las personas que os pareciere […] tratéis de lo que a esto toca y estado que convendría tuviere, y me enviéis relación muy particular de lo que os pareciere conveniente proveer en esa provincia cerca de la ejecución de la dicha cédula y de qué doctrinas tienen en esa provincia de Goathemala los religiosos de todas las dichas órdenes, y de qué pueblos […]; y porque lo escribo a los prelados que, en el entretanto que esto se hace y determina, suspendan la ejecución de la licencia y dejen las doctrinas a las religiones y religiosos, libre y pacíficamente, para las que han tenido, tengan y tuviesen, las tengan como hasta aquí, sin que se haga novedad alguna, ni en la forma de la presentación y provisión; […] – De Aranjuez, a 16 de marzo de 1586. – Yo el rey. – Por mandado de su majestad, Matheo Vásquez. »

 

"[…] Mas esta cédula que ahora acabamos de trasladar, si por entonces fue favorable a los religiosos, ahora me parece que lo es al clero según lo que en ella se previene acerca de la determinación del Santo Concilio de Trento.

 

(Antonio de Fuentes y Guzmán (1643-1700), Recordación florida, Segunda parte, Libro decimoprimero, capítulos X y XI.)

 

 

Subsisten numerosas huellas materiales de aquella aventura, relatos, música, edificios, urbanismo..., en las regiones mayas, tanto en Guatemala como en México. No obstante la principal huella que dejaron los monjes, es la religión católica, practicada masivamente en ambos paises, con sus particularidades, sobre todo la devoción a la Virgen de Guadalupe, también principiada en el siglo XVI.

 

Juan Diego encontra al obispo de México, Juan de Zumárraga, franciscano:

"170. Me despachó a la cumbre del cerrillo, donde antes yo la viera, a que fuese a cortar varias rosas de Castilla.

171. Después me fui a cortarlas, las traje abajo;

172. las cogió con su mano

173. y de nuevo las echó en mi regazo,

174. para que te las trajera y a ti en persona te las diera.

175. Aunque yo sabía bien que la cumbre del cerrillo no es lugar en que se den flores, porque sólo hay muchos riscos, abrojos, espinas, nopales y mezquites, no por eso dudé;

176. cuando fui llegando a la cumbre del cerrillo miré que estaba en el paraíso,

177. donde había juntas todas las varias y exquisitas rosas de Castilla, brillantes de rocío que luego fui a cortar.
178. Ella me dijo por qué te las había de entregar; y así lo hago, para que en ellas veas la señal que pides y cumplas su voluntad;

179. y también para que aparezca la verdad de mi palabra y de mi mensaje.

180. He las aquí: recíbelas”.
181. Desenvolvió luego su blanca manta, pues tenía en su regazo las flores;

182. y así que se esparcieron por el suelo todas las diferentes rosas de Castilla,

183. se dibujó en ella y apareció de repente la preciosa imagen de la siempre Virgen Santa María, Madre de Dios,

184. de la manera que está y se guarda hoy en su templo del Tepeyácac, que se nombra Guadalupe."

 

(Nican Mopohua, escrito en nahuatl por Antonio Valeriano en el siglo XVI, publicado por Luis Lasso de la Vega en 1649)

 

La Virgen de Guadalupe apareciendose al indio Juan Diego en 1531 (iglesia de San Juan Chamelco, Verapaz, Guatemala)

 

Tres ediciones de los relatos de los monjes:

 

Fray Diego de Landa, Relación de las cosas de Yucatán, Collección « Crónicas de América », Dastin, S.L., Polígono industrial Európolis, calle M.9, 28230 Las Rosas (Madrid), 2002.

www.dastin.es

 

Fray Antonio de Remesal. O. P., Historia general de las Indias occidentales y particular de la gobernación de Chiapa y Guatemala, Biblioteca Porrúa, Editorial Porrúa, Av. República Argentina, 15, 06020 México.D.F., 1988.

www.porrua.mx

 

Diego López de Cogolludo, Historia de Yucatán, Linkgua Ediciones S.L., Muntaner, 45 3° 1°, 08011 Barcelona, 2006.

www.linkgua.com

 

 

 

Cinco sitios internet donde se pueden encontrar los textos:

 

www.cervantesvirtual.com

www.famsi.org

www.gallica.bnf.fr

http://www.books.google.fr

www.artehistoria.com

 

 

Dos libros sobre la arquitectura de los conventos y de las iglesias:

 

Richard and Rosalind Perry, Maya missions, exploring colonial Yucatan, 2002, Espadaña Press, P.O. Box 30067 Santa Barbara, California 93130, Tel : 805 682-3664.

 

Richard and Rosalind Perry, More Maya missions, exploring colonial Chiapas, 1994, Espadaña Press, P.O. Box 30067 Santa Barbara, California 93130, Tel : 805 682-3664.

www.colonial-mexico.com

 

 

 

 

Piedad popular: Tecoh, Yucatán, 5 de febrero de 2016, Día de la Virgen de la Candelaria

 

 

Para toda correspondencia, sobre este sitio, escribir a:

 

 

 

 

2017 "Frailes en país Maya"

http://moines.mayas.free.fr/

Página anterior                               Página siguiente

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Français

English

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Felipe II recibe a un emisario del Papa(Giovanni Antonio Burrini -Italie, 1656–1727- “Audiencia del rey Felipe II”)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Antigua Guatemala. Fraile franciscano frente a la iglesia de San Pedro, fundada en 1654. Era la capilla del hospital de San Pedro.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fray Pedro de Feria, placa de calle en Feria, Extremadura, España.

Pedro de Feria (1524-1588), fraile dominico, misionero con los zapotecos, luego Provincial de la provincia de México y por fin Obispo de Chiapas durante 14 años, hasta su muerte.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un libro importante: Jacques Lafaye, Quetzalcóatl y Guadalupe, la formación de la conciencia nacional (mexicana), Fondo de Cultura Económica, 2002